Language of document : ECLI:EU:F:2015:164

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE LA FUNCIÓN PÚBLICA
DE LA UNIÓN EUROPEA (Juez único)

de 18 de diciembre de 2015

Asunto F‑104/13

Carlo De Nicola

contra

Banco Europeo de Inversiones (BEI)

«Función pública — Personal del BEI — Acoso psicológico — Procedimiento de investigación — Informe del comité de investigación — Definición errónea del acoso psicológico — Decisión del presidente del BEI de no dar curso a la denuncia — Anulación — Recurso de indemnización»

Objeto:      Recurso interpuesto con arreglo al artículo 270 TFUE, mediante el que el Sr. De Nicola solicita, en esencia, por un lado, la anulación de la decisión de 29 de abril de 2013 por la que el presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI o, en lo sucesivo, «Banco») rechazó su denuncia por acoso psicológico y, por otro lado, la condena al BEI a reparar los perjuicios que él considera que sufrió a causa de dicho acoso.

Resultado:      Se anula la decisión de 29 de abril de 2013 por la que el presidente del Banco Europeo de Inversiones rechazó la denuncia por acoso psicológico del Sr. De Nicola. Se desestima el recurso en todo lo demás. El Banco Europeo de Inversiones cargará con sus propias costas y con las del Sr. De Nicola.

Sumario

1.      Recursos de funcionarios — Agentes del Banco Europeo de Inversiones — Acto lesivo — Concepto — Acto de trámite — Dictamen del comité de investigación en materia de acoso

(Código de conducta del personal del Banco Europeo de Inversiones, art. 3.6; Política en materia de dignidad en el trabajo del Banco Europeo de Inversiones, punto 5.5)

2.      Funcionarios — Agentes del Banco Europeo de Inversiones — Investigación interna relativa a un supuesto acoso psicológico — Dictamen del comité de investigación que adolece de irregularidades — Inobservancia de la definición de acoso establecida en las normas internas del Banco — Exigencia de intención malévola del acosador — Improcedencia

(Código de conducta del personal del Banco Europeo de Inversiones, art. 3.6.1; Política en materia de dignidad en el trabajo del Banco Europeo de Inversiones, art. 2.1)

1.      Tan sólo resultan lesivos los actos o medidas que producen efectos jurídicos obligatorios que puedan afectar directa e inmediatamente a los intereses del demandante al modificar, de modo caracterizado, la situación jurídica de éste. Cuando se trata de actos o decisiones cuya elaboración se realiza en varias fases, en particular al final de un procedimiento interno, en principio son actos impugnables únicamente las medidas que fijan definitivamente la posición de la administración al término de dicho procedimiento, lo que excluye a las medidas preparatorias cuyo objetivo es preparar la decisión final. Los actos de trámite para la adopción de una decisión no son lesivos, y tan sólo con ocasión de un recurso contra la decisión adoptada al término del procedimiento podrá el demandante alegar la irregularidad de los actos anteriores que estén íntimamente relacionados con tal decisión.

Por tanto, dado que el dictamen del comité de investigación del Banco Europeo de Inversiones no es un acto impugnable en sí mismo, las pretensiones de que se anule deben declararse inadmisibles.

En cambio, la ilegalidad del dictamen de dicho comité de investigación puede invocarse en apoyo de las pretensiones de anulación de la decisión final adoptada por el presidente del Banco Europeo de Inversiones. En efecto, de la normativa interna titulada «Política en materia de respeto a la dignidad de la persona en el trabajo», adoptada por el Banco Europeo de Inversiones y contemplada en el artículo 3.6 del Código de conducta del personal del Banco, se desprende que el dictamen del comité de investigación constituye una formalidad esencial cuya falta de respeto, por la comisión de eventuales irregularidades de carácter material o formal durante su adopción, vicia la legalidad de la decisión final adoptada por el presidente del Banco sobre la base de dicho dictamen.

(véanse los apartados 44 a 46)

Referencia:

Tribunal de la Función Pública: sentencia de 11 de noviembre de 2014, De Nicola/BEI, F‑52/11, EU:F:2014:243, apartados 144 y 145

2.      El artículo 3.6.1 del Código de conducta del Banco Europeo de Inversiones define el acoso psicológico como la repetición, durante un período suficientemente prolongado, de declaraciones, actitudes o actuaciones hostiles o inoportunas, expresadas o manifestadas por uno o varios miembros del personal hacia otro miembro del personal. La política en materia de dignidad en el trabajo del Banco precisa que carece de pertinencia el hecho de que el comportamiento en cuestión sea intencionado o no lo sea. El principio determinante es que el acoso y la intimidación son comportamientos indeseables e inaceptables que menoscaban la autoestima y la autoconfianza de quien los sufre.

De ello se deduce que, a efectos de la normativa interna del Banco, existe acoso psicológico que genera una obligación de asistencia por parte del Banco cuando las declaraciones, actitudes o actuaciones del acosador han causado objetivamente y, por tanto, por su contenido, un menoscabo a la autoestima y a la autoconfianza de la persona que lo sufre dentro del Banco, sin que sea necesario demostrar la existencia de un componente intencional en la conductas del acosador.

Infringe dicha normativa interna el dictamen del comité de investigación en materia de acoso psicológico que exige que una conducta sea intencionada para ser constitutiva de acoso psicológico.

(véanse los apartados 50, 51 y 53)

Referencia:

Tribunal de la Función Pública: sentencia de 11 de noviembre de 2014, De Nicola/BEI, F‑52/11, EU:F:2014:243, apartado 154