Language of document : ECLI:EU:C:2008:534

Asunto C‑372/07

Nicole Hassett

contra

South Eastern Health Board

y

Cheryl Doherty

contra

North Western Health Board

(Petición de decisión prejudicial planteada por la Supreme Court)

«Competencia judicial — Reglamento (CE) nº 44/2001 — Artículo 22, punto 2 — Litigios sobre la validez de las decisiones de los órganos de las sociedades — Competencia exclusiva de los tribunales del Estado donde la sociedad tiene su domicilio — Asociación profesional de médicos»

Sumario de la sentencia

Cooperación judicial en materia civil — Competencia judicial y ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil — Reglamento (CE) nº 44/2001 — Competencias exclusivas — Litigios en materia de sociedades y de personas jurídicas

[Reglamento (CE) nº 44/2001 del Consejo, art. 22, punto 2]

El artículo 22, punto 2, del Reglamento nº 44/2001, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil, debe interpretarse en el sentido de que una acción, en el marco de la cual una parte alega que una decisión adoptada por un órgano de una sociedad ha vulnerado los derechos que esa parte pretende hacer valer con arreglo a los estatutos de dicha sociedad, no tiene por objeto la validez de las decisiones de los órganos de una sociedad, en el sentido de esa disposición.

En efecto, a efectos de que se aplique el artículo 22, punto 2, del Reglamento nº 44/2001, no es suficiente con que una acción judicial presente cualquier vínculo con una decisión adoptada por un órgano de una sociedad. El objetivo esencial que persigue esa excepción a la regla de la competencia general establecida por dicha disposición y que prevé la competencia exclusiva de los tribunales del Estado miembro en el que tenga su domicilio una sociedad, consiste en centralizar la competencia para evitar decisiones contradictoras en lo que se refiere a la existencia de las sociedades y la validez de las deliberaciones de sus órganos. Ahora bien, si todos los litigios que tienen por objeto una decisión de un órgano de una sociedad pudieran reconducirse al ámbito de aplicación de ese artículo, ello significaría que las acciones judiciales, sean de naturaleza contractual, delictual o de cualquier otra, interpuestas contra una sociedad se incluirían casi siempre dentro del ámbito de la competencia de los tribunales del Estado miembro en el que la sociedad tiene su domicilio.

Además, tal interpretación llevaría a someter a la excepción de competencia establecida en el artículo 22, punto 2, tanto litigios que no pueden dar lugar a decisiones contradictorias sobre la validez de las deliberaciones de los órganos de una sociedad como litigios que no exigen en absoluto el examen de las formalidades de publicidad aplicables a una sociedad. Por consiguiente, dicha interpretación tendría por efecto una extensión del ámbito de aplicación del artículo 22, punto 2, del Reglamento nº 44/2001 más allá de lo que requiere su finalidad. Por lo tanto, el ámbito de aplicación de esa disposición comprende únicamente los litigios en que una parte impugne la validez de una decisión de un órgano de una sociedad con arreglo al Derecho de sociedades aplicable o de las disposiciones estatutarias relativas al funcionamiento de sus órganos.

(véanse los apartados 19, 20, 22 a 26 y el fallo)