Language of document : ECLI:EU:C:2006:670

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Sala Primera)

de 26 de octubre de 2006 (*)

«Procedimiento prejudicial – Asociación CEE-Turquía – Libre circulación de los trabajadores – Artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 del Consejo de Asociación – Negativa a prorrogar el permiso de residencia de un trabajador turco»

En el asunto C‑4/05,

que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 234 CE, por el Verwaltungsgericht Aachen (Alemania), mediante resolución de 29 de diciembre de 2004, recibida en el Tribunal de Justicia el 6 de enero de 2005, en el procedimiento entre:

Hasan Güzeli

y

Oberbürgermeister der Stadt Aachen,

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Sala Primera),

integrado por el Sr. P. Jann, Presidente de Sala, y los Sres. K. Lenaerts y K. Schiemann (Ponente), Jueces;

Abogado General: Sr. L.A. Geelhoed;

Secretaria: Sra. K. Sztranc- Slawiczec, administradora;

habiendo considerado los escritos obrantes en autos y celebrada la vista el 12 de enero de 2006;

consideradas las observaciones presentadas:

–        en nombre del Sr. Güzeli, por el Sr. R. Hofmann, Rechtsanwalt;

–        en nombre del Gobierno alemán, por el Sr. M. Lumma y la Sra. C. Schulze‑Bahr, en calidad de agentes;

–        en nombre del Gobierno eslovaco, por el Sr. R. Procházka, en calidad de agente;

–        en nombre de la Comisión de las Comunidades Europeas, por los Sres. V. Kreuschitz y G. Rozet, en calidad de agentes;

oídas las conclusiones del Abogado General, presentadas en audiencia pública el 23 de marzo de 2006;

dicta la siguiente

Sentencia

1        La petición de decisión prejudicial tiene por objeto la interpretación del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 del Consejo de Asociación CEE-Turquía, de 19 de septiembre de 1980, relativa al desarrollo de la Asociación (en lo sucesivo, «Decisión nº 1/80»). El Consejo de Asociación fue instituido mediante el Acuerdo por el que se crea una Asociación entre la Comunidad Económica Europea y Turquía, firmado en Ankara el 12 de septiembre de 1963 por la República de Turquía, por una parte, y los Estados miembros de la CEE y la Comunidad, por otra, y concluido, aprobado y confirmado en nombre de la Comunidad en virtud de la Decisión 64/732/CEE del Consejo, de 23 de diciembre de 1963 (DO 1964, 217, p. 3685; EE 11/01, p. 18).

2        Dicha petición se presentó en el marco de un litigio entre el Sr. Güzeli, nacional turco, y el Oberbürgermeister der Stadt Aachen (alcalde de la ciudad de Aquisgrán; en lo sucesivo, «Oberbürgermeister»), relativo a la negativa de éste a prorrogar el permiso de residencia del Sr. Güzeli.

 Marco jurídico

 Normativa comunitaria

3        El artículo 6, apartados 1 y 2, de la Decisión nº 1/80 dispone lo siguiente:

«1.      Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 7 en relación con el libre acceso al empleo de los miembros de su familia, un trabajador turco que forme parte del mercado legal de trabajo de un Estado miembro:

–        tendrá derecho, en dicho Estado miembro, después de un año de empleo legal, a la renovación de su permiso de trabajo con el mismo empresario si dispone de un empleo;

–        tendrá derecho, en dicho Estado miembro, después de tres años de empleo legal y sin perjuicio de la preferencia que debe concederse a los trabajadores de los Estados miembros de la Comunidad, a aceptar otra oferta, realizada en condiciones normales y registrada en los servicios de empleo de dicho Estado miembro, para desempeñar la misma profesión en otra empresa de su elección;

–        podrá acceder libremente en dicho Estado miembro, después de cuatro años de empleo legal, a cualquier actividad laboral por cuenta ajena de su elección.

2.      Los permisos anuales y las ausencias por razón de maternidad, de accidente de trabajo o de enfermedad de corta duración se asimilarán a los períodos de empleo legal. Los períodos de desempleo involuntario, debidamente acreditados por las autoridades competentes, y las ausencias por razón de enfermedad de larga duración, si bien no se asimilan a períodos de empleo legal, no menoscabarán los derechos adquiridos en virtud del período anterior de empleo.»

4        A tenor del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80:

«Los Estados miembros de la Comunidad aplicarán a los trabajadores turcos integrados en su mercado legal de trabajo un régimen caracterizado por la inexistencia de toda discriminación por razón de la nacionalidad con respecto a los trabajadores comunitarios, en lo que se refiere a la retribución y otras condiciones de trabajo.»

 Normativa nacional

5        Según el artículo 284, apartado 5, del libro tercero del Código alemán de la seguridad social (Sozialgesetzbuch), en vigor hasta el 31 de diciembre de 2004, sólo podía concederse un permiso de trabajo cuando el extranjero fuera titular de un permiso de residencia, con arreglo al artículo 5 de la Ley de extranjería (Ausländergesetz).

6        A raíz de la entrada en vigor de la Ley de inmigración (Zuwanderungsgesetz), el 1 de enero de 2005, el permiso de trabajo como tal ha dejado de ser necesario. En adelante, la cuestión de si un trabajador extranjero tiene derecho a ejercer un empleo depende directamente del propio permiso de residencia.

 Litigio principal y cuestiones prejudiciales

7        De la resolución de remisión se desprende que el Sr. Güzeli, nacional turco, entró en el territorio alemán el 13 de septiembre de 1991.

8        El 7 de marzo de 1997, el Sr. Güzeli se casó con una alemana y, el 29 de julio de 1997, el Oberbürgermeister le concedió un permiso de residencia, cuya validez estaba limitada a un año. Por otra parte, el 31 de julio de 1997, la oficina de empleo de Aquisgrán le otorgó un permiso de trabajo por tiempo indefinido que era válido para actividades profesionales de toda clase.

9        El 19 de junio de 1998, el Sr. Güzeli solicitó la prórroga de su permiso de residencia. El 8 de julio de 1998, se separó de su esposa y en 2002 se divorció.

10      El 6 de enero de 1999, el Oberbürgermeister renovó el permiso de residencia del Sr. Güzeli, en un primer momento hasta el 6 de diciembre de 1999 y una segunda vez hasta el 9 de octubre de 2001, con la indicación de que el Sr. Güzeli podía acogerse a los derechos derivados del artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80. El permiso de residencia contenía la siguiente mención: «Prohibición de realizar toda actividad laboral por cuenta propia y cualesquiera actividades asalariadas análogas. La única actividad profesional autorizada es la de camarero en el café Marmara de Aquisgrán».

11      El 25 de septiembre de 2001, el Sr. Güzeli presentó una solicitud de prórroga de su permiso de residencia.

12      Del 1 de octubre al 31 de diciembre de 1997, del 1 de febrero de 1998 al 31 de marzo de 1999 y del 1 de junio de 1999 al 31 de marzo de 2000, el Sr. Güzeli trabajó en Aquisgrán, en el café Marmara, a través de las distintas empresas que explotaron este establecimiento (en lo sucesivo, conjuntamente, «café Marmara»). El Sr. Güzeli trabajaba de camarero.

13      Del 10 de abril al 14 de diciembre de 2000 y del 1 de marzo al 30 de noviembre de 2001, el Sr. Güzeli estuvo empleado, en Aquisgrán, como trabajador temporero en la Aachener Printen und Schokoladenfabrik Henry Lambertz GmbH & Co. KG (en lo sucesivo, «empresa Lambertz»). En el período intermedio, percibió prestaciones de la oficina de empleo de Aquisgrán. En ningún momento recibió prestaciones de asistencia social.

14      A partir del 2 de abril de 2002, en particular, del 23 de noviembre de 2002 al 5 de diciembre de 2003 y del 2 de junio de 2004 hasta finales de la temporada del 2004, el Sr. Güzeli estuvo empleado por la empresa Lambertz.

15      Mediante resolución del Amtsgericht Aachen de 27 de junio de 2002, el Sr. Güzeli fue condenado al pago de varias multas por haber infringido en dos ocasiones la Ausländergesetz, dado que su actividad laboral en la empresa Lambertz era contraria a las condiciones que se le habían impuesto en el momento de la concesión de su permiso de residencia.

16      Mediante decisión de 2 de enero de 2003, el Oberbürgermeister denegó la solicitud del Sr. Güzeli de que se prorrogara su permiso de residencia y el Sr. Güzeli fue amenazado con ser expulsado a Turquía. Mediante resolución de 20 de julio de 2004, el Bezirksregierung Köln (autoridad regional superior con sede en Colonia) desestimó la reclamación que el Sr. Güzeli había presentado contra dicha decisión. El 9 de agosto de 2004, el Sr. Güzeli interpuso recurso ante el Verwaltungsgericht Aachen.

17      En estas circunstancias, el Verwaltungsgericht Aachen decidió suspender el procedimiento y plantear al Tribunal de Justicia las siguientes cuestiones prejudiciales:

«1)      ¿Impide la prohibición de discriminación establecida en el artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 que un Estado miembro deniegue a un trabajador turco que se halla en la situación del demandante el derecho a seguir residiendo en su territorio mientras dure su empleo, cuando en el momento de la expiración de su permiso de residencia inicial este trabajador formaba parte del mercado legal de trabajo de dicho Estado miembro y era titular de un permiso de trabajo por tiempo indefinido?

         ¿Es pertinente en este contexto el hecho de que el permiso de trabajo concedido al trabajador migrante turco fuera concedido con arreglo al Derecho interno

–        por tiempo indefinido;

–        a condición de que el permiso de residencia inicial siga siendo válido, si bien el permiso de trabajo no se extingue automáticamente con la expiración del período de validez del permiso de residencia, sino que mantiene su validez hasta que el extranjero ya no tenga derecho a permanecer, ni siquiera provisionalmente, en el territorio de dicho Estado miembro?

2)      ¿Puede el Estado miembro, a la luz del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80, denegar el derecho de residencia al trabajador turco cuando éste, en la fecha de expiración del último permiso de residencia que se le haya concedido, ocupa un puesto de trabajador temporero, es decir, cuando está en una situación de desempleo en los períodos que median entre un empleo y otro?

3)      Una modificación de la normativa nacional en materia de permisos de trabajo, sobrevenida tras la expiración del permiso de residencia inicialmente concedido, ¿influye en la prohibición que resulta del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 de denegar la prórroga del derecho de residencia?»

 Sobre las cuestiones prejudiciales

18      De la resolución de remisión se desprende que el órgano jurisdiccional nacional rechaza, de entrada, la hipótesis de que un nacional turco que se encuentre en una situación como la del Sr. Güzeli pueda acogerse a los derechos que le confiere el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80. Partiendo de esta premisa, se pregunta si el artículo 10, apartado 1, de esta misma Decisión resulta eventualmente aplicable.

19      A fin de dar una respuesta útil al órgano jurisdiccional remitente, es preciso comprobar, en primer lugar, si es correcta la tesis de que el derecho del Sr. Güzeli a la prórroga de su permiso de residencia no puede basarse en el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80.

 Sobre el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80

20      El artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 enumera los principales requisitos de concesión y prórroga del permiso de trabajo a los que está supeditado el ejercicio del empleo por los nacionales turcos que forman parte del mercado legal de trabajo de un Estado miembro.

21      El primer guión de esta disposición exige un año de empleo legal para que el trabajador turco pueda beneficiarse de la renovación de su permiso de trabajo con el mismo empresario.

22      El segundo guión de la misma disposición autoriza, esencialmente, que el trabajador turco acepte, después de tres años de empleo legal, otra oferta de trabajo para desempeñar la misma profesión en otra empresa de su elección.

23      El tercer guión de la referida disposición permite al trabajador turco acceder libremente, después de cuatro años de empleo legal, a cualquier actividad laboral por cuenta ajena de su elección.

24      El Tribunal de Justicia ha declarado reiteradamente que el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 tiene efecto directo en los Estados miembros, de forma que los nacionales turcos que cumplan los requisitos pueden ejercer directamente los derechos que les confieren de forma gradual los tres guiones de esta disposición, en función de la duración del ejercicio de una actividad en el Estado miembro de acogida (véanse, en particular, las sentencias de 20 de septiembre de 1990, Sevince, C‑192/89, Rec. p. I‑3461, apartado 26, y de 19 de noviembre de 2002, Kurz, C‑188/00, Rec. p. I‑10691, apartado 26).

25      Los derechos que dicha disposición reconoce al trabajador turco en el ámbito del empleo implican necesariamente, so pena de privar de toda eficacia al derecho a acceder al mercado de trabajo y a ejercer un empleo, la existencia de un derecho correlativo de residencia en favor del interesado (sentencia Kurz, antes citada, apartado 27).

26      Del propio tenor literal del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 se desprende que esta disposición presupone que el interesado sea un trabajador turco en el territorio de un Estado miembro, que forme parte del mercado legal de trabajo del Estado miembro de acogida y que haya ejercido en éste un empleo legal durante un cierto tiempo (sentencia Kurz, antes citada, apartado 28).

27      En consecuencia, procede analizar si en la fecha de expiración de su permiso de residencia, el 9 de octubre de 2001, fecha a partir de la cual el Sr. Güzeli solicitaba la prórroga de dicho permiso (en adelante, «fecha pertinente»), el interesado cumplía los requisitos para poder acogerse a los derechos reconocidos en el citado artículo 6, apartado 1.

28      De los autos remitidos al Tribunal de Justicia se desprende que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli trabajaba en la empresa Lambertz. Había empezado a realizar esta actividad profesional el 10 de abril de 2000, después de haber dejado su empleo con su primer empresario, el café Marmara, donde había trabajado, con varios intervalos, del 1 de octubre de 1997 al 31 de marzo de 2000.

29      Pues bien, procede recordar que el permiso de residencia del Sr. Güzeli, que las autoridades alemanas prorrogaron hasta el 6 de diciembre de 1999 y una segunda vez hasta el 9 de octubre de 2001, precisaba que el Sr. Güzeli estaba facultado para invocar los derechos derivados del artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80. A tal efecto, el permiso de residencia del Sr. Güzeli contenía la siguiente mención: «Prohibición de realizar toda actividad laboral por cuenta propia y cualesquiera actividades asalariadas análogas. La única actividad profesional autorizada es la de camarero en el café Marmara de Aquisgrán».

30      Al establecer en el permiso de residencia del Sr. Güzeli que las actividades profesionales de éste debían limitarse a las realizadas en dicho café Marmara, las autoridades alemanas determinaron los derechos que el Sr. Güzeli podía invocar, en esa fase, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80. Para tener derecho a aceptar otra oferta de trabajo (para desempeñar la misma profesión) en otra empresa de su elección, el Sr. Güzeli tendría que haber seguido trabajando durante tres años para su primer empresario, el café Marmara, de conformidad con el segundo guión de esta disposición, cosa que no hizo.

31      Sin embargo, procede examinar si, tras un año de empleo en la empresa Lambertz, el Sr. Güzeli podía deducir del artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80 un derecho a la renovación de su permiso de trabajo. Para que esta disposición le confiera tal derecho, el Sr. Güzeli tendría que haber formado parte, en la fecha pertinente, del mercado legal de trabajo del Estado miembro de acogida.

32      Es jurisprudencia reiterada que el concepto de «mercado legal de trabajo», contemplado en el artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80, designa el conjunto de los trabajadores que se han atenido a las disposiciones legales y reglamentarias del Estado miembro de acogida en materia de entrada en su territorio, así como de empleo y que de este modo tienen derecho a ejercer una actividad profesional en dicho Estado (sentencia Kurz, antes citada, apartado 39).

33      Por consiguiente, el disfrute de los derechos enumerados en los tres guiones del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 sólo está supeditado al requisito de que el trabajador turco haya respetado la legislación del Estado miembro de acogida que regula la entrada en su territorio y el ejercicio de un empleo por cuenta ajena (sentencia de 10 de febrero de 2000, Nazli, C‑340/97, Rec. p. I‑957, apartado 32).

34      En cuanto a este requisito, procede subrayar que el artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80 no puede interpretarse en el sentido de que un trabajador turco pueda disfrutar de los derechos que esta disposición le confiere cuando ejerce una actividad por cuenta ajena para un segundo empresario, sin cumplir las exigencias establecidas en el segundo guión de esta misma disposición.

35      Sin embargo, de la motivación de la resolución de remisión y del tenor de la primera cuestión se desprende que el órgano jurisdiccional nacional considera que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli «formaba parte […] del mercado legal de trabajo» del Estado miembro de acogida.

36      Como el Tribunal de Justicia no es competente, en el marco del artículo 234 CE, para pronunciarse con carácter prejudicial sobre la interpretación de normas de Derecho interno (véase la sentencia de 26 de septiembre de 1996, Allain, C‑341/94, Rec. p. I‑4631, apartado 11), corresponde al tribunal nacional realizar las apreciaciones necesarias a este respecto para determinar si, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli había cumplido los requisitos impuestos por las autoridades alemanas para el ejercicio de su actividad por cuenta ajena, en particular a la luz de la importancia que reviste, según el Derecho alemán, la condición establecida en su permiso de residencia con respecto a su empleo en el café Marmara. El órgano jurisdiccional nacional deberá preguntarse si esta condición era más importante que el permiso de trabajo concedido al Sr. Güzeli, el 31 de julio de 1997, y que era válido para todo tipo de actividad profesional.

37      Si, en el marco de dicho examen, el órgano jurisdiccional remitente constatara que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli no formaba parte del mercado legal alemán de trabajo, descartaría acertadamente que éste pudiera obtener, sobre la base del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80, una prórroga de su permiso de residencia.

38      Si, en cambio, dicho órgano jurisdiccional llegara a la conclusión de que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli formaba parte del referido mercado de trabajo, éste podría invocar los derechos que le confiere el artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80, habida cuenta de los períodos en que estuvo empleado en la empresa Lambertz. Incumbirá al tribunal nacional verificar si dicho empleo era un «empleo legal», en el sentido del artículo 6, apartado 1. A este respecto, es preciso recordar que el concepto de «trabajo legal» constituye un concepto de Derecho comunitario y supone una situación estable y no precaria en el mercado laboral de un Estado miembro (véanse las sentencias Sevince, antes citada, apartado 30, y de 30 de septiembre de 1997, Ertanir, C‑98/96, Rec. p. I‑5179, apartado 59).

39      De los autos remitidos al Tribunal de Justicia se desprende que el Sr. Güzeli estuvo empleado en la empresa Lambertz como trabajador temporero y que desarrolló su actividad profesional con varios intervalos (en particular, hubo una interrupción entre el 14 de diciembre de 2000 y el 1 de marzo de 2001). Procede examinar si esta circunstancia puede tener repercusiones para apreciar la duración del empleo legal del Sr. Güzeli.

40      A los efectos de computar los períodos de empleo legal mencionados en los tres guiones del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80, el apartado 2 de este mismo artículo prevé un régimen favorable para el trabajador turco que cesa temporalmente sus actividades en función del tipo y de la duración de estos períodos de inactividad.

41      Del artículo 6, apartado 2, segunda frase, de la Decisión nº 1/80 resulta que los períodos de inactividad por razón de enfermedad de larga duración o desempleo involuntario (esto es, cuando la inactividad no es imputable al trabajador), si bien no se asimilan a períodos de empleo legal, no menoscaban los derechos adquiridos en virtud del período anterior de empleo.

42      Esta última disposición tiene por único objeto evitar que un trabajador turco, que comienza de nuevo a trabajar después de haberse visto obligado a abandonar sus actividades profesionales por una enfermedad de larga duración o por razón de desempleo involuntario, se vea constreñido a volver a iniciar, al igual que un nacional turco que todavía no haya ejercido un empleo por cuenta ajena en el Estado miembro de que se trate, los períodos de empleo legal previstos por el artículo 6, apartado 1, guiones primero a tercero, de la Decisión nº 1/80 (véanse, en este sentido, las sentencias de 23 de enero de 1997, Tetik, C‑171/95, Rec. p. I‑329, apartado 39, y de 10 de enero de 2006, Sedef, C‑230/03, Rec. p. I‑157, apartado 52).

43      De la motivación de su resolución se desprende que el órgano jurisdiccional remitente se basa en su razonamiento en la tesis de que sólo los períodos anteriores de empleo que cumplen el requisito de duración establecido en los tres guiones del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 no se verán afectados por las interrupciones de la actividad profesional contempladas en el artículo 6, apartado 2, segunda frase, de esta misma Decisión. La idea que subyace en el análisis del tribunal nacional es que el Sr. Güzeli tendría que haber estado empleado, al menos, durante un año (duración prevista en el artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80) para poder disfrutar de un «derecho adquirido», en el sentido del artículo 6, apartado 2, segunda frase, de la misma Decisión, que no se vería perjudicado por una interrupción temporal.

44      Tal interpretación es conforme con la finalidad del artículo 6, apartado 2, segunda frase, de la Decisión nº 1/80, que es garantizar el mantenimiento y la continuidad de los derechos que el trabajador turco haya adquirido ya en virtud de los períodos de empleo anteriormente cubiertos. El término «derechos» que se utiliza en esta disposición implica que no se trata de períodos de cualquier duración, aunque mínima, sino de períodos anteriores de empleo con la duración suficiente para crear un derecho al empleo, derecho que, según la lógica de dicha disposición, debe seguir existiendo a pesar de la interrupción temporal de la actividad profesional por razones no imputables al trabajador turco.

45      Pues bien, en el caso de autos, en el momento en que el Sr. Güzeli interrumpió su empleo en la empresa Lambertz, todavía no había adquirido tal «derecho» ya que sólo llevaba trabajando ocho meses (del 10 de abril al 14 de diciembre de 2000), esto es, tiempo insuficiente para que pueda derivarse de él algún derecho en virtud del artículo 6, apartado 1, de la Decisión nº 1/80.

46      Procede examinar a la luz de estas consideraciones las cuestiones prejudiciales que se han planteado.

 Sobre el artículo 10 de la Decisión nº 1/80

47      El órgano jurisdiccional remitente ha planteado tres cuestiones sobre la interpretación del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80.

48      Del tenor del artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 se desprende que el beneficio de los derechos que esta disposición prevé está supeditado, al igual que los derechos establecidos en el artículo 6, apartado 1, de la misma Decisión, al requisito de que el trabajador turco forme parte del mercado legal de trabajo del Estado miembro de que se trate.

49      En cuanto a la relevancia que en este contexto tiene el hecho de que el trabajador turco haya cambiado de empresario antes de la expiración del período de tres años previsto en el artículo 6, apartado 1, segundo guión, de la Decisión nº 1/80, procede recordar, como se ha señalado en el apartado 36 de esta sentencia, que corresponde al tribunal nacional interpretar las normas de Derecho interno y realizar las apreciaciones necesarias a este respecto.

50      Si, a la luz del examen de las disposiciones del Derecho alemán, realizado por el órgano jurisdiccional nacional, resultara que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli no cumplía el requisito de formar parte del mercado legal de trabajo, no cabría recurrir al artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80 para conseguir la prórroga de su permiso de residencia.

51      Si, en cambio, se confirmara que, en la fecha pertinente, el Sr. Güzeli formaba parte efectivamente del mercado legal de trabajo, se suscitaría la cuestión de si cabe invocar el artículo 10, apartado 1, de la Decisión nº 1/80.

52      A este respecto, en sus observaciones ante el Tribunal de Justicia, el Sr. Güzeli se ha referido a la interpretación que el Tribunal de Justicia dio, en su sentencia de 2 de marzo de 1999, Eddline El-Yassini (C‑416/96, Rec. p. I‑1209, apartados 62 a 64), de una disposición análoga del Acuerdo de Cooperación entre la Comunidad Económica Europea y el Reino de Marruecos, firmado en Rabat el 27 de abril de 1976 y aprobado en nombre de la Comunidad mediante el Reglamento (CEE) nº 2211/78 del Consejo, de 26 de septiembre de 1978 (DO L 264, p. 1; EE 11/09, p. 3), interpretación según la cual, si bien no está prohibido, en principio, que un Estado miembro deniegue la renovación del permiso de residencia de un nacional marroquí a quien dicho Estado miembro haya autorizado a entrar en su territorio y a ejercer en él una actividad profesional, en la medida en que el motivo inicial para el reconocimiento del derecho de residencia no subsista cuando expire la validez del permiso de residencia concedido a la persona interesada, el resultado sería distinto si el Estado miembro de acogida hubiera concedido al trabajador migrante marroquí unos derechos concretos, en el ámbito del ejercicio de un empleo, más amplios que los que le fueron conferidos por ese mismo Estado en el ámbito de la residencia.

53      Pues bien, incumbe al órgano jurisdiccional remitente determinar si se producía tal situación en el litigio principal, teniendo en cuenta que el Sr. Güzeli fue condenado por no haber cumplido las condiciones establecidas en su permiso de residencia.

54      A la luz de las consideraciones anteriores, procede responder al órgano jurisdiccional remitente que el artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80 debe interpretarse en el sentido de que un trabajador turco sólo puede disfrutar de los derechos que esta disposición le confiere cuando su actividad por cuenta ajena en una segunda empresa es conforme con las disposiciones legales y reglamentarias del Estado miembro de acogida en materia de entrada en su territorio y de empleo. Corresponde al órgano jurisdiccional nacional realizar las apreciaciones necesarias para determinar si éste es el caso de un trabajador turco que ha cambiado de empresario antes de la expiración del período de tres años previsto en el artículo 6, apartado 1, segundo guión, de la misma Decisión.

55      El artículo 6, apartado 2, segunda frase, de la Decisión nº 1/80 debe interpretarse en el sentido de que tiene por finalidad garantizar que los períodos de interrupción del empleo legal, por razones de desempleo involuntario o enfermedad de larga duración, no vulneren los derechos que el trabajador turco haya adquirido ya en virtud de los períodos de empleo cubiertos anteriormente, períodos cuya duración se establece respectivamente en cada uno de los tres guiones del apartado 1 de dicho artículo.

 Costas

56      Dado que el procedimiento tiene, para las partes del litigio principal, el carácter de un incidente promovido ante el órgano jurisdiccional nacional, corresponde a éste resolver sobre las costas. Los gastos efectuados por quienes, no siendo partes del litigio principal, han presentado observaciones ante el Tribunal de Justicia no pueden ser objeto de reembolso.

En virtud de todo lo expuesto, el Tribunal de Justicia (Sala Primera) declara:

El artículo 6, apartado 1, primer guión, de la Decisión nº 1/80 del Consejo de Asociación CEE-Turquía, de 19 de septiembre de 1980, relativa al desarrollo de la Asociación, debe interpretarse en el sentido de que un trabajador turco sólo puede disfrutar de los derechos que esta disposición le confiere cuando su actividad por cuenta ajena en una segunda empresa es conforme con las disposiciones legales y reglamentarias del Estado miembro de acogida en materia de entrada en su territorio y de empleo. Corresponde al órgano jurisdiccional nacional realizar las apreciaciones necesarias para determinar si éste es el caso de un trabajador turco que ha cambiado de empresario antes de la expiración del período de tres años previsto en el artículo 6, apartado 1, segundo guión, de la misma Decisión.

El artículo 6, apartado 2, segunda frase, de la Decisión nº 1/80 debe interpretarse en el sentido de que tiene por finalidad garantizar que los períodos de interrupción del empleo legal, por razones de desempleo involuntario o enfermedad de larga duración, no vulneren los derechos que el trabajador turco haya adquirido ya en virtud de los períodos de empleo cubiertos anteriormente, períodos cuya duración se establece respectivamente en cada uno de los tres guiones del apartado 1 de dicho artículo.

Firmas


* Lengua de procedimiento: alemán.