Language of document : ECLI:EU:C:2004:488

Asunto C‑456/02

Michel Trojani

contra

Centre public d'aide sociale de Bruxelles (CPAS)

(Petición de decisión prejudicial planteada por el Tribunal du travail de Bruxelles)

«Libre circulación de personas – Ciudadanía de la Unión Europea – Derecho de residencia – Directiva 90/364/CEE – Limitaciones y condiciones – Persona que trabaja en un centro de acogida percibiendo a cambio una remuneración en especie – Derecho a obtener prestaciones asistenciales»

Sumario de la sentencia

1.        Libre circulación de personas – Libertad de establecimiento – Libre prestación de servicios – Disposiciones del Tratado – Ámbito de aplicación – Nacional de un Estado miembro que efectúa para un centro de acogida prestaciones durante cerca de treinta horas semanales percibiendo como contrapartida una remuneración en especie y en metálico – Exclusión

(Arts. 43 CE y 49 CE)

2.        Libre circulación de personas – Trabajadores – Concepto – Existencia de una relación laboral – Ejercicio de actividades reales y efectivas – Nacional de un Estado miembro que efectúa para un centro de acogida prestaciones durante cerca de treinta horas semanales percibiendo como contrapartida una remuneración en especie y en metálico – Apreciación por el juez nacional

(Art. 39 CE)

3.        Ciudadanía de la Unión Europea – Derecho de libre circulación y de libre residencia en el territorio de los Estados miembros – Derecho de residencia – Aplicación directa del artículo 18 CE, apartado 1 – Limitaciones y condiciones – Aplicación que debe respetar los principios generales del Derecho comunitario y, en particular, el principio de proporcionalidad – Ciudadano de la Unión económicamente no activo que dispone de un permiso de residencia expedido por el Estado miembro de acogida – Igualdad de trato en la concesión de una prestación de asistencia social que asegura un mínimo de medios de vida

(Arts. 12 CE y 18 CE, ap. 1)

1.        Un nacional de un Estado miembro que, en otro Estado miembro, efectúa para un centro de acogida y bajo la dirección de éste diversas prestaciones durante cerca de treinta horas semanales, en el marco de un proyecto individual de reinserción, percibiendo como contrapartida prestaciones en especie y en metálico no está incluido dentro del ámbito de aplicación de los artículos 43 CE y 49 CE.

En efecto, por un lado, el derecho de establecimiento, previsto en los artículos 43 CE a 48 CE, comprende únicamente el acceso a toda clase de actividades por cuenta propia y su ejercicio, así como la constitución y gestión de empresas y la apertura de agencias, sucursales o filiales. Por consiguiente, quedan excluidas las actividades por cuenta ajena.

Por otro lado, a una actividad ejercida con carácter permanente o, en cualquier caso, sin limitación previsible de su duración no le resultan aplicables las disposiciones comunitarias en materia de prestación de servicios.

(véanse los apartados 20, 22, 27 y 29 y el punto 1 del fallo)

2.        Un nacional de un Estado miembro que, en otro Estado miembro, efectúa para un centro de acogida y bajo la dirección de éste diversas prestaciones durante cerca de treinta horas semanales, en el marco de un proyecto individual de reinserción, percibiendo como contrapartida prestaciones en especie y en metálico, únicamente podrá reivindicar un derecho de residencia en calidad de trabajador, en el sentido del artículo 39 CE, si la actividad por cuenta ajena que ejerce presenta un carácter real y efectivo. Incumbe al órgano jurisdiccional remitente llevar a cabo las comprobaciones de hecho necesarias para determinar si así sucede en el asunto del que está conociendo. A este respecto, el órgano jurisdiccional remitente debe basarse en criterios objetivos y apreciar globalmente todas las circunstancias del asunto que tengan relación con la naturaleza tanto de las actividades de que se trata como de la relación laboral en cuestión. El órgano jurisdiccional remitente habrá de comprobar, en particular, si puede considerarse que las prestaciones efectivamente realizadas por el individuo de que se trate forman parte normalmente del mercado de empleo. A tal efecto, podrán tenerse en cuenta el estatuto y la práctica del centro de acogida, el contenido del proyecto de reinserción social, así como la naturaleza y modalidades de ejecución de las prestaciones.

(véanse los apartados 17, 20, 22, 24 y 29 y el punto 1 del fallo)

3.        Un ciudadano de la Unión Europea que no disfruta en el Estado miembro de acogida de un derecho de residencia en virtud de los artículos 39 CE, 43 CE o 49 CE puede disfrutar, por su mera condición de ciudadano de la Unión, de un derecho de residencia en virtud de la aplicación directa del artículo 18 CE, apartado 1. El ejercicio de este derecho está supeditado a las limitaciones y condiciones previstas por dicha disposición, entre las cuales figura la disponibilidad de recursos suficientes, pero las autoridades competentes deberán velar por que la aplicación de las referidas limitaciones y condiciones se haga respetando los principios generales del Derecho comunitario y, en particular, el principio de proporcionalidad. No obstante, una vez comprobado que el ciudadano de la Unión económicamente no activo dispone de un permiso de residencia, dicha persona podrá invocar el artículo 12 CE a fin de que se le conceda una prestación de asistencia social como la renta mínima de subsistencia.

(véanse los apartados 33, 43 y 46 y el punto 2 del fallo)